M E L O C O T Ó N


Si hablamos de una de nuestras especialidades, el melocotón, nos remontamos a cultivos datados hace 3.000 años.
Originario de China el cultivo de esta delicia se extendió por Europa a lo largo de la edad media.

España es la segunda productora de melocotón a nivel europeo.

previous arrow
next arrow
Slider

.

.

¿CÓMO CUIDAR NUESTRO MELOCOTONERO?


El aréa de cultivo de nuestro melocotonero debe ser entre 30 y 40 grados de latitud. Al ser un frutal de zona templada requieren entre 400 y 800 horas de frío. Debemos cuidar nuestro frutal de las heladas tardías, ya que puede afectar al pistilo, semilla u órganos más sensibles.


El dinamismo del melocotón es infinito ya que cada año, debido a la renovación varietal surgen nuevas variedades. Gracias a los profesionales genetistas con los que nuestra empresa colabora activamente, somos pioneros en algunas variedades de este frutal.


Podemos clasificar a grandes rasgos tres grandes grupos:

.Pulpa amarilla. La pulpa de este grupo esta totalmente o parcialmente despegada del hueso. 
.Pulpa blanca. Con o sin vetas, las estrías pueden ser verdosas o rojizas  y la pulpa esta totalmente o parcial despegada del hueso.
.Pavía. Estas presentan una pulpa adherida al hueso, con una pulpa dura o semidura.


¿QUÉ PODEMOS DESTACAR PARA UN CULTIVO ADECUADO?


PLANTACIÓN. El otoño es la época adecuada, teniendo en cuenta la fertilidad del suelo, la naturaleza del melocotonero. Tener en cuenta la distancia entre las filas dependiendo la formación empleada la cual variará entre 4-6 m, 6 o 2,5-4 m aproximadamente.

RIEGO. El consumo habitual de un melocotonero oscila entre 60-100 hl. El riego por goteo para este tipo de frutales es el más empleado.

ABONADO. En nuestros campos se realiza un fraccionamiento de este, realizado por fertirrigación. Es de vital importancia para la calidad de las frutas de hueso que se realicen análisis foliares.

PODA. 

ACLAREO. Imprescindible, para evitar frutos de baja calidad, y que no quede afectada la producción del próximo año. Después de la caída de los pequeños frutos y antes que endurezca el hueso, procederemos a realizarlo.